Sigueme por Correo Electronico

sábado, 6 de febrero de 2021

5 Aprendizajes durante la pandemia del Coronavirus


Durante el encierro por la pandemia del Coronavirus he realizado unas reflexiones y he tenido grandes aprendizajes que nunca olvidaré y tendré presente en mi vida.  
El Coronavirus ha sido una enfermedad muy difícil, se enferman tus amigos, parientes o conocidos y debido al alto riesgo de contagio, no te permite verlos hasta tanto no se recuperen o quizás no puedas verlos nunca mas.

Perdí una gran amiga durante el Coronavirus, estuvo embarazada, recuerdo su pregunta justo antes de dar a luz, me preguntaba sobre mi estimación de cuando volvíamos a la normalidad en marzo del 2020, yo ignorante de la enfermedad y muy optimista como suelo ser, le contesté que quizás en agosto ya estábamos de vuelta a un estado gradual de la normalidad que conocíamos antes del COVID19. Como ambos trabajamos en Recursos Humanos, pensé que su pregunta iba mas orientada en términos de como afrontar los retos laborales, pero noté su preocupación al darle mi respuesta.  Luego de que ella enfermara de COVID19, batallara contra la enfermedad sin éxito, deduje que su preocupación estaba principalmente enfocada en la criatura que debía nacer.

La pandemia me ha enseñado mucho, por esto quiero sugerirles tomar en cuenta estos 5 puntos:


1- Disfrutar el presente.

Evita el postergar las cosas que siempre has querido hacer, esperando ese "algún día" que en muchas ocasiones es una procrastinación. El presente es un regalo que nos da la vida, aprovecha cada momento para disfrutarlo, el pasado es importante para que aprendas de el y puedas disfrutar del presente que nos ofrece la vida.






Agradece cada día por aquellas cosas que te has dado cuenta son de gran valor, que tan importante son nuestros sentidos, que tan bonita es la naturaleza, los sonidos de los pájaros, la brisa de las montañas, el mar.  Agradece que tienes la oportunidad de seguir disfrutando de todo lo que nos da la vida y aprecia esos detalles que por mucho tiempo fuiste incapaz.









3- Muestra amor hacia los demás.


Esta pandemia debe abrirnos los ojos y no retrasar el mostrar afecto a aquellas personas, sean familiares, amigos, conocidos, no esperes, diles que los quieres, los extrañas, escríbeles, llámales y cuando se pueda regálales un abrazo fuerte.  



4- Lo material es secundario.
Cuanta ropa, calzados, accesorios que ya no usas.  Vehículos estacionados en los garajes de las personas.
Algunas cosas pasaron a un segundo plano, lo importante se encuentran en los detalles básicos, empiezas a valorar mas lo realmente importante.


5- Tus emociones se definen por lo que deseas ver.
No importa lo que hagas, en donde vivas y tu estrato social, siempre vas a ver lo que quieres ver.
Si quieres ver una razón para quejarte, encontrarás un montón de cosas que no están bien. Pero si buscas bienestar y felicidad, empezaras a notar muchas cosas en tu vida para sentirte agradecido.


No podrás controlar el mundo para que esté como quisieras, pero si puedes controlar como reaccionas ante los problemas y situaciones difíciles.

El CoronaVirus ha hecho mi vida mas difícil, eso no lo puedo negar, pero puedo afirmar que de manera positiva, me ha hecho mucho mas agradecido y mas fuerte.





Un abrazo a todos!

Jonathan Nouel








domingo, 11 de octubre de 2020

LA CASA IMPERFECTA - REFLEXIÓN



LA CASA IMPERFECTA - REFLEXIÓN 

Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse a disfrutar su pensión de jubilación. 
Le contó a su jefe acerca de sus planes de dejar el trabajo para llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera.

El jefe se dio cuenta de que era inevitable que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera el último esfuerzo: construir una casa más. 

El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero se veía  que no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, y su trabajo, lo mismo que el de sus ayudantes, era deficiente. Era una infortunada manera de poner punto final a su carrera.

Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y le extendió las llaves de la puerta principal. "Esta es tu casa, querido amigo -dijo-. Es un regalo para ti".
Si el Albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, seguramente la hubiera hecho diferente. ¡Ahora tendría que vivir en la casa imperfecta que había construido!

Su vida de mañana será el resultado de sus actitudes y elecciones de hoy!

Autor: Desconocido



sábado, 27 de junio de 2020

Panel sobre el teletrabajo en la Cumbre Latinoamericana de Management - La Empresa Post CoronaVirus


En esta ocasión les comparto el video del panel sobre el teletrabajo en la Cumbre Latinoamericana de Management - La Empresa Post CoronaVirus realizada por Aden Business School. 







Tuve la oportunidad de participar en este evento, en donde participaron grandes expositores tales como: Dave Ulrich (Experto en RRHH), Mitch Lowe (Netflix), Ken Segall (Apple), Jeff Noel (Director Walt Disney), Arturo Calle (Fundador) , entre otros. 

Espero sus comentarios.

Saludos. 
Jonathan Nouel 

domingo, 14 de junio de 2020

Tú gobiernas tu mente, no tu mente a ti - Para reflexionar

Actualmente estamos viviendo momentos de incertidumbre que pueden generar ansiedad y preocupaciones a las personas, les comparto este cuento que bien puede servir para que hagamos una reflexión que nos pueda ayudar a ser conscientes de lo que nos pasa y sobrellevar la situación de la mejor manera posible.

Tú gobiernas tu mente, no tu mente a ti

Un estudiante de zen, se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían. Habló de esto con su maestro diciéndole: “Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz”. El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones cortas, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza…
El maestro entonces le dijo: “Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita”. El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó: ”¡Deja la cuchara!”. El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo. Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó: “Entonces, ahora dime ¿quién agarraba a quién, tú a la cuchara, o la cuchara a ti?.  Cuento Budista


Jonathan Nouel
Instagram: Nouel_transformate